Saltar al contenido
🥇 ▷ TiroalPalo.net | DIRECTOS DEPORTIVOS ⚽✅🏆✅ ONLINE

Error fatal en el Olimpo

septiembre 21, 2023
El Panathinaikos doblegó al Villarreal (2-0) en el duelo de la 1ª jornada del Grupo F de la Europa League. Los goles de Fotis Ioannidis y Andraz Sporar confirmaron el fallo garrafal en el planteamiento de José Rojo ‘Pacheta’. El técnico ‘groguet’ introdujo una revolución inicial con hasta 9 cambios respecto al Almería y los griegos remaron sin complicaciones y con méritos sobrados hasta la orilla de los 3 puntos en tierra celestial.

Fin
Grupo F. J 1

Panathinaikos

20
Villarreal

Villarreal
21 SEP 2023

Si algo funciona, no se cambia. Es la ley no escrita en la vida que también se traduce en el fútbol como cualquier intangible. Esa orden no se llevó a cabo y el error acabó siendo fatal en el Olimpo. Un planteamiento fallido se topó con la perfección táctica del rival bajo la autoría de Ivan Jovanovic. Y llevado en volandas por sus fieles y ruidosos aficionados, presentaron su firme candidatura para estar en la próxima fase de la Europa League.

El Panathinaikos doblegó al Villarreal (2-0) en el choque correspondiente a la 1ª jornada del Grupo F de la competición de plata del Viejo Continente. Los goles de Fotis Ioannidis y Andraz Sporar estropearon y echaron a perder el estreno de José Rojo ‘Pacheta’ en competición europea. Grata sorpresa la del conjunto heleno, que dio una lección magistral de cómo dominar las facetas del juego potenciando sus virtudes y minimizando las del enemigo hasta la nada más absoluta.

El lado oscuro de las rotaciones

Lo presenciado en Grecia demostró que también existe el lado oscuro de las rotaciones. Realizar hasta 9 cambios en la alineación inicial respecto al partido anterior no tiene un punto intermedio. Es decir, o triunfas o sale tremendamente mal. Para la desgracia del ‘submarino amarillo’, la moneda cayó del lado del conjunto local. Solo repitieron titularidad Matteo Gabbia y Étienne Capoue. Alfonso Pedraza aportó algo de vitalidad en su autopista particular por la banda izquierda, pero sin éxito sobre el marco defendido por Alberto Brignoli.

No osbtante, José Luis Morales gozó de la ocasión más clara de la 1ª mitad en el apartado ‘groguet’. El Comandante arrancó y lideró el contragolpe de libro, que se quedó cerca del 0-1. El ex del Levante se deshizo de su par con un excelente recorte hacia dentro. Cuando estuvo preparado para la celebración, vio cómo su remate raso de diestra acabó en la valla publicitaria en lugar del fondo de las mallas. Y el colmo de los colmos llegó con la lesión inesperada de Denis Suárez. Yeremy Pino fue la apuesta que ocupó su lugar sobre el verde.

Ioannidis y el arte griego

Hablando de verde, ese fue el color que reflejó el arte griego de Fotis Ioannidis. El delantero griego fue el encargado de desequilibrar la balanza del marcador con el 1-0. No tuvo otra cosa que hacer que definir con una deliciosa vaselina ante el intento sin éxito de Pepe Reina. Con la sensación de un planteamiento sin control, Bernard mantuvo los compases de la contienda ante la felicidad de las almas presentes en el Olímpico de Atenas. Mucho tenía que cambiar el asunto después del paso por los vestuarios para contar otra cosa.

Para la sorpresa poética, el técnico visitante decidió no agitar el árbol desde el banquillo. Eso sí, Yeremy Pino pasó a competir a pierna cambiada desde el flanco izquierdo. Ni ese ligero matiz táctico frenó la velocidad de Fotis Ioannidis, el motivo de las pesadillas del Villarreal. El ‘7’ se deshizo de Matteo Gabbia al contragolpe y se plantó mano a mano con Pepe Reina. Sin embargo, el ángel que descendió desde los cielos fue Aïssa Mandi, quien barrió su nido como si fuera la última acción de su vida. El ’23’ estuvo de categoría.

Pacheta se equivocó

Con la perspectiva del desenlace, José Rojo ‘Pacheta’ se equivocó. Viendo cómo su planteamiento no se acercó a la idea soñada, quiso remediar el daño del luminoso metiendo a Dani Parejo, Gerard Moreno y Alexander Sorloth en la misma tirada. Cuando tachas tus propias marcas es porque intentas curar el vacío de los 9 cambios de un duelo para otro. Y si le sumas la interpretación sublime de tu rival, pues la solución irremediable es lo que vivió el Villarreal en el recinto capitalino de Grecia.

Pese a que Ivan Jovanovic quitó al hombre del partido, Fotis Ioannidis, el ‘submarino amarillo’ no encontró en su radar la ruta más certera hacia el empate. El buen saber táctico –por no decir perfecto– de los helenos calmó las aguas y llevó a su rival hasta las mareas de su legislación. El bloque sólido de la zaga y la inteligencia posicional de la medular con Rubén Pérez a la cabeza fueron factores cruciales que apagaron cualquier probabilidad del reparto de puntos. Por la posesión sin condimentar y la no traducción de ocasiones no vas a levantar un resultado en contra.

Sporar agrandó la herida

El 1-0 lucía en lo más alto hasta que ingresó Andraz Sporar al rectángulo del balompié. El ariete esloveno tardó 10 minutos de reloj en doblegar las distancias del marcador con el 2-0 definitivo. El ‘9’ se sacó de la bota izquierda un misil por bajo que llegó a tocar Pepe Reina, pero que reposó sobre las mallas de los huéspedes. La guinda a un pastel merecedor de la 1ª victoria europea del Panathinaikos en la lucha por estar en el cuadro de los grandes. Esos equipos que lucharán por cosas importantes en los próximos meses.

En definitiva, el Villarreal dejó una imagen en el Olimpo que acabó mal por el error fatal del comienzo por parte de José Rojo ‘Pacheta’. El burgalés aprenderá la lección de no realizar 9 sustituciones iniciales de un partido para otro. Las buenas intenciones no dan los puntos en el fútbol, eso es cosa del rendimiento y el nivel sobre el terreno de juego. Y cuidado con los hombres de verde, porque darán de qué hablar en el desenlace del Grupo F de la Europa League junto a Rennes y Maccabi Haifa.